martes, 4 de septiembre de 2007

El Metro me transforma

Así es, algunos se transforman con libros de autoayuda, otros tantos con una experiencia traumática de sus vidas... unos más son transformistas -ahí ya no hay nada que hacerle xD- y finalmente a mí, el Metro me transforma. Cada vez que subo a uno de sus vagones, me olvido de la dulce y buena Imadia, y me posesiona su alter-ego maligno que me dice (con todo y diablito miniatura) "golpeeeeeealos, se lo merecen por ser tan idiooooootas..." y ante eso no hay más que hacer, es sentencia de que alguno de los pasajeros recibirá un codazo tarde o temprano.

Y es que, corriendo el riesgo de caer en excusas baratas, considero que mi contextura y estatura merecen que de alguna forma me defienda de tanto animal agrandado que anda suelto; hasta hoy me han golpeado, arañado, hecho volar hacia la otra puerta del condenado transporte, tirado el pelo, aplastado, pisado... (y podría seguir eternamente) Creo que de ahí nació ese diablillo de cola puntiaguda que a diario me indica que no hay mejor defensa que el ataque =P

¿Lo peor, gentes? Lo disfruto... Como bien dice el dicho: "donde fueres, haz lo que vieres" y durante estos meses he visto como la gente se maltrata, y realmente no voy a dejar que me pasen a llevar por ser pequeña - ahora, si son flaites-cabeza-de-parlante, créanme que lo hago por simple gusto.

Así que, señores/señoritas que habitan en esta hermosa capital Santiaguina, no se extrañen si ven a una niña con cara de maldad golpeando a desadaptados sociales por doquier, o si alguna vez se sabe de alguien que ha quitado un teléfono/mp3 y lo ha tirado fuera del vagón por no soportar la desagradable música reggaetonera. Probablemente sea yo, con mi terapia diaria anti-estrés.

19 comentarios:

Cortesana dijo...

Sabes? yo siempre odié el metro, soy micrera de tomo y lomo, pero ahora mis micritos amarillas se convirtieron en cuncunas malignas que me obligan a tomar el metro.

Pero mi gran duda es...tan dificil es eso de "deje bajar antes de subir????"...cómo en la vida no pueden entenderlo???


bueno un descargo...saludis

Pretoriano dijo...

Hay estaciones en donde hay dos guardias por cada puerta para que los simpáticos te dejen bajar. Pero no se te ocurra quitar celulares walkman reguetoneros y tirarlos por la ventana. Me llega a doler la guata romper uno de esos. Son como 100 lucas cada uno... xD

mar dijo...

Como me identifico contigo..yo tambien soy bajita y pienso siempre que los altos no me respetan, a veces tienes que hacerte respetar aunque sea a codazos ja ja.
Un besito.Mar

Ivan-(RACHE) dijo...

Suena altamente recomendable pero... mientras que tu eres una linda chica en terapia, no me imagino dandole un codazo a un sujeto de 120 kilos que se agacha al pasar por la puerta del vagon...

En todo caso, terminaria siendo un poco mas feo de lo que ya me encuentro, por lo tanto, A Viajar en horas no pico! Saludos desde aca!

Patri dijo...

Mmmm.... ¿y si te digo que nunca me he subido a uno? ¬_¬

Espero hacerlo algún día, a ver qué sensación me da. ^_^

Besotessssssssssss

Fiore dijo...

Jajaja, muy bueno!!! y eso que aquí en Lima Perú, subirte a una "combi" te puede transformar también a un ser muy despiadado y maligno para que no te hagan nada, hay de todo en el mundo jajjaa

Un bso

FREDY VERA MILLALONCO dijo...

hola buena tecnica anti - estres

si no puedes con ellos uneteles......

Jenipher dijo...

uhmmm...


detesto el transporte público... cada vez que lo uso, me siento mal... y me dan ganas de vomitar... por una cosa o por otra... buaaaajjj...



besos de chocolate... con las disculpas correspondientes por estar tan alejada...


=)

Pancho dijo...

Te encanta ser mala xD

M@rivi dijo...

sí vale q suplicio; a tu larga lista de los contras le añadiría lo terrible que es cuando no hay aire en los vagones uno suda a goterones y esos olores desagradabilillos uffff , es como para q la gente se irrite y saque las uñas. Está muy bien sabes? no hay q dejarse d nadie ,a sacudirse a los vivos! aplaudo tu actitud.

Dan dijo...

Se -.- y se vuelve peooor @.@

Lo que yo hago para entretenerme es obligarlos a respetar algunas cosas, como dejar bajar... me planto a un lado de la puerta hasta que bajan todos y subo tranquilamente despues n.n Mientras un monton de bestias me empujan -.- xD

Bueno, tendremos que ganarle algun dia a la masa! *-*

Cuidate harto, y no te desquites mucho! Mmm.. bueno, si, desequitate harto! >=D

TAM!

Sentir Miedo dijo...

Perecedero a las letras.

Ja! te apoyo plenamente, odio los conglomerados, que me asfixien,tolero las apretadas, pero no el hedor de viejo flojo que no se duchó por que hacía frío o por que hacía mucho calor, la falta de cepillos dentales matutinos y verles sus manos sucias de vuelta del trbajao, lo peor es que soy un fijón y subir a un metro o micro dada mi estatura, quedo irremediablemente a la altura de sus axilas por lo que he desarrollado toda una técnica mental para no sentir olores e incluso dejo de respirar, si fuese tan sencillo como darles un empujón para que se les quitara el olor....

Nico dijo...

Porfis porfis no me tires mi mp3!!!.
En todo caso, para mí el metro no existe. Salvo en caso de emergencia, donde tengo que recurrir a la oruga subtérranea.
En todo caso, yo soy bien gente en el transporte público. Es más, siempre cuando voy apretujado, digo: "El afán de la gente de irse apretada!", como no se van a querer mover, si la micro está desocupada!. Y la gente solita se corre y yo ando feliz en las orugas de superficie.

MentesSueltas dijo...

Gracias por tu visita y las hermosas palabras... te espero siempre, para compartir emociones.
Te abrazo.
MentesSueltas

Marcela Ossio dijo...

Pero las bajitas tenemos igual una ventaja, no? Si vamos atrasadas, es más fácil que podamos entrar a un vagón.
El otro día me pasó que según yo, no cabía, pero el guardia hizo que el tren no partiera, pq "como usted es chiquita, cabe demás ahí" y yo dije: "ya po" y entré XD.

ElPoeta dijo...

El Metro en hora punta es una situación límite, que saca lo peor que hay en nosotros. Te comprendo, querida. Un beso y un empujón para hacer sitio,
V.

Naty dijo...

Chiquita, me has sacado una sonrisa de este tamaño :D Feliz finde (y nada de travesuras en el Metro :p)

M. dijo...

jajajaja, me alegro tomar el metro lejos tuyo.

saludos

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Hay un sentimiento de dolor ante el rebaje del Metro...era un transporte tan pulcro y a tiempo que, desde que comenzó el Transantiago, se ha vuelto un verdadero infierno para muchos. Pero afrontemos algo...el Metro de Santiago estaba siendo subutilizado.

En las condiciones actuales hay que ingeniárselas de alguna forma y tener bien preparados los músculos, no sea cosa que nos dé un tirón entre Bellas Artes y Baquedano, jajaja.

De seguro a muchos como a ti ya le han pasado experiencias lamentables...pero peor que en el antiguo sistema no lo he pasado. Ahora, lo que me descompone de veras (y eso lo dije hace un tiempo) es la gente que intenta colarse sin pagar...a esos los denuncio y, si no pescan, de ser necesario a patadas los bajaría (como tuve que hacer con un par de flaitongos).

Saludos cordiales.