jueves, 27 de septiembre de 2007

Habla.

Todo sería tan diferente si todos pudieramos hablar con la facilidad que pensamos; si en vez de quedarnos tras nuestras barreras, construyéramos un puente hacia otras realidades y lo cruzáramos de vez en cuando. Es cierto, soy amiga de mis silencios... desconfiada de las personas, alerta a las traiciones. No sé por qué, pero me es imposible superar el miedo de caer al precipicio - y me quedo aferrada a la baranda del puente, sin poder mover mi cuerpo.

Al menos construiré un faro, esta vez: Estoy triste -horrenda y agónicamente triste-, preocupada, decepcionada, confundida, frustrada... ¡Y me da rabia! Porque siento que doy lástima, porque cada vez que les leo me contagio de su luz y yo no hago más que quejarme, que lloriquear por la vida, esperando que vengan y se queden en mi lado del puente. Les pido disculpas, pero no puedo hacer como si no existiese lo que llevo dentro: debo hablar.

Hace más de 15 años que me enteré que mi madre tiene cáncer al estómago; lo supe por mi abuela, mientras hablaba con alguien más. "Gastritis Crónica Severa" a mis 6 años no tenían más sentido que un pequeño dolor de estómago de vez en cuando, que se controlaba con un par de pastillas en los horarios adecuados... Cáncer eran palabras mayores, y ante mi desconocimiento eran un pasaje seguro hacia la muerte.

Si alguien me pregunta por qué, siendo hija única de una madre soltera, estoy tan lejos de ella... la primera razón que viene a mi mente es el miedo a perderla. He crecido con la idea de ser un apoyo en su vida, de hacer lo que esté en mis manos para que se sienta lo más confortable posible, de no ser una carga... de tratar de resolver mis asuntos y mantenerla al margen. Ahora sé que todo esto fue un error... que no hay peor forma de 'evitar ser un problema' que callar y que finalmente lo que mejor le haría sentir, sería el saberse una parte importante y necesaria en mis días.

Hace unos días se decidió a ir al médico... hace mucho que no se controlaba, luego de que lograron controlar el avance de la bacteria y ya comenzaba a ser evidente que algo anda mal. Aún no se hace los exámenes, pero ella presiente que nuevamente está activa la enfermedad y cabe la posibilidad de que haya mutado y los medicamentos del último período no sean efectivos y tenga que pasar a quimioterapia. El día que escribí la última entrada la escuché decir que en tal caso no se haría tratamiento, dejando que las cosas siguieran su curso tal como ahora.

Siento que está preparando todo para lo peor, y tengo miedo... porque la fe no es lo mío, y definitivamente ha pasado demasiado tiempo desde su último control y su salud no anda bien.

Eso es lo que me ocurre, por lo que me había bloqueado tanto que ni siquiera conseguía escribir... por lo que aún estoy tan sobrepasada que no consigo hablar.

Que sus lados del puente estén en paz. Cobraré cafés y helados, no crean que no lo tengo presente.

15 comentarios:

Nico dijo...

Aunque cuando le pedí un milagro a Diosito, este no me lo dio.
Sin embargo, nunca he perdido la fe (salvo por algunos momentos), hoy más que nunca deberías acercarte a EL.
Recuerda que el siempre pone pruebas a quienes las pueden superar.
Cariños y harto ánimo, porque créeme que sé lo que estás sintiendo.

Pd: Si tu novio te deja, feliz te invito un café.

Theatre of Shadows dijo...

Yo también escuche hace varios meses atras a mi madre decir que no estaría dispuesta a seguir el tratamiento en caso de que las cosas estén mal, en ese momento sentí una angustia.. una pena.. ella también tenia algo en el estómago que pudo ser cancer, en realidad nunca supe claramente lo que tenía pues nunca quiso que yo supiese mucho, a pesar que ya estoy viejo como para que me protejan... pero supongo que es una reacción normal de una madre que su hijo no se preocupe...
tuve la suerte que se opero y los examenes posteriores mostraron que había quedado bien...

esto no cambió mucho mi relación con ella, yo también soy amigo de mis silencios..

los miedos, de alguna forma, nos hacen aferrarnos mas a la vida, creo yo

esta vez no construiré un faro, solo encenderé una vela

espero que tu mamá se ponga mejor, de todo corazón.

saludos, y suerte con los helados y los cafes.

Pretoriano dijo...

Mija, mi vieja se me fue hace 10 años, por culpa de un CANCER C*LIAO también.

Ya, lo dije.

Ya no duele tanto.

Dan dijo...

Ten fe, amor, y aunque creas que te cuesta, demuestrale lo mucho que la necesitas y que la quieres... aunque te lo digo, estoy seguro que lo sabe bastante bien n.n

Espero realmente que vuelva a desaparecer ese condenado bicho, si no, pues habra que obligarlo ¬¬

Cuidate mucho, vidita bella, nos vemos pronto n.n

TAM!

MentesSueltas dijo...

Hoy quiero visitar a todos aquellos que leo con tanto respeto y admiración. De los cuales aprendo cada día. Tenía la necesidad de estar presente.
De a poco estoy saliendo del reposo, que me impedía estar mucho tiempo sentado en la computadora.
Dejo este mensaje general, esperando que entiendan y los abrazo con todo el afecto de siempre.
De a poco las cosas parecen acomodarse y podré volver a recorrer los espacios tan hermosos, distintos y agradables de todos ustedes.

MentesSueltas

Ana dijo...

Impresionada. Es la primera vez que visito tu blog. Siento cada letra escrita como parte de mi vida y de mi entorno. Vivo en un profundo silencio, abrazada al miedo pero con esperanza y mucha ilusión. La perdí cuando la muerte se llevó lo que más quería.
Pero sigo aquí esperando y luchando. Con miedo y en silencio.
No tengo fé ni la necesito ahora, me sobra ilusión y esperanza y ganas de vencer cualquier obstáculo.
Aunque no me conoces te ofrezco mi solidario abrazo y muchos ánimos, porque el cielo no se toca sin luchar.

Espíritu Intermedio dijo...

Hola Imadia-Hime!

Leo sus palabras y se puede palpar la tristeza en sus líneas, comprendo perfectamente la estrecha relación que nos vincula con estos seres tan maravillosos y desinteresados denominados por nosotros como madres.

Entiendo que al tratar de ser independientes, perdemos cosas valiosas, tanto como las propias relaciones que más nos gustaría proteger.

Las lágrimas se fueron un día y desde ese momento soy otro ser, no sé si peor o mejor que el de antes, pero más real y menos sensible, esto último es lo que menos me gusta de mi cambio.

Me gustaría estrecharte en un sincero abrazo tierna Imadia. Al mismo lado del puente y junto a tí me imagino que estamos más personas de las que imaginas.

Saludos y Ánimos para su madre.

Desde el cielo con sus estrellas.
*SPICA

Jenipher dijo...

Realmente no sé si tengo fe... no lo sé... Creo en los milagros, pero nunca he estado ni cerca de uno...

me complico muchas veces con el tema, aunque quisiera que todo fuera distinto...

besos muy grandes, bien positivos...

MAYA dijo...

Respira hondo Imadia, que te entre toda la luz por la boca, por la piel, por lo ojos, por la fosas nasales. Que la paz te haga fuerte y que el tiempo sea tu aliado a empujarte a tu madre y se pongan al día en todo. Como dicen mientras la vida esté la esperanza existe. Y habla...habla como nunca los has hecho. Grita...grita como nunca lo has hecho. Y acompaña llena de luz, de vida, de energía, de amor.

Cruzo los dedos guerrera, cruzo los dedos y estamos aquí todos.

Un beso enorme,

Maya

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Traiciones y desconfianzas hay en este Mundo y no podemos cerrar los ojos ante ello...lo que sí, no debemos permitir que esos sentimientos nos dominen. Y si para eso se necesita el apoyo de un brazo que te sostenga, pues adelante; de alguna forma, quiero ser para ti ese "puente sobre aguas turbulentas" del que Simon & Garfunkel y Camilo Sesto cantaron.

Habla, exprésate, echa afuera...eso hace bien, muestra tu autenticidad y quienes te leemos sabremos, en parte, cómo ayudar. Quizás nos damos cuenta muy tarde de que la solución fue peor que el problema...pero no hay nada que no pueda ser remediado si se hace con el corazón.

No es fácil ponerse en el lugar de una persona con cáncer...quizás yo tomaría la quimioterapia, pero eso es resorte personal. Si en algo pudiese ayudar, aunque sea para una palabra de aliento, puedes dar con mi e-mail y mi MSN en el Perfil del Blog.

Saludos cordiales y mucho ánimo para ti y tu señora madre.

Bryan dijo...

la fe mueve montañas...

no cuando uno las quiere pero cuando el las quiere mover...

ten fe, eso es lo ultimo que se pierde, mantente dirme no solo por ti soni mas por ella, tu eres su soporte y de hecho eres mas que eso... eres su hija... ella te lo ha dado todo y es hora que lo des todo por ella... quisas con un minuto de conversacion acompañado de un buen cafe, pero eso es suficiente para ella.

pd: cuando el mundo se nos biene encima, es el momento de demostrar cuanto fuertes y deviles somos...

pd2: hay hombros que te esperan y te dan consuelo, buscalos!!!

Maga dijo...

Imadia bella, si tu no tienes fe, entonces los que tenemos esa anestecia rezaremos por tu mamá, cruzaremos ese puente tuyo y te abrazaremos fuertemente hasta que vuelva a salir el sol.

A veces nos exigimos a nosotros mismos seguir funcionando "normalmente" cuando hay cosas que simplemente nos traban y nos impiden seguir caminando al mismo ritmo. Tomate tu tiempo y busca la calma bella, la tormenta pasará.

Recibe de mi parte un abrazo cálido pues es lo menos que puedo dejarte tras leerte tantos años... Eres una especie de hermanita virtual a la que quisiera abrazar fuertemente en estos momentos y tentarte a hacer galletitas de chocolate conmigo para olvidar, por un rato, el mundo y sonreir con las manos pegajosas jiji. Sería divertido, no?

juan rafael dijo...

La medicina avanza mucho, pero aún hay cosas que están a medio camino o ¿quién sabe? igual al siguiente amanecer.

Patri dijo...

Espero que todo se solucione bien, desede aquí sabes que tienes todo mi cariño.

Besotes y achuchones para ti.

Sahaquiel dijo...

Lo siento mucho, Imadia.
No me corresponde acotar demasiado. Sólo puedo desear que las cosas mejoren. No pierdas la esperanza aunque las cosas se vean realmente mal. Ojalá que ella tampoco la pierda.. Ojalá que se llegue a buen puerto.
Un abrazo afectuoso.