miércoles, 21 de marzo de 2007

Del Transantiago y otras yerbas

“En 1971, profesores de la Universidad de Stanford, en los Estados Unidos, crearon una especie de prisión simulada, en los sótanos de la Facultad de Psicología. Escogieron a 12 estudiantes al azar, que actuarían como guardas, y a otros 12 que serían los prisioneros. Todos procedían del mismo medio social: clase media, educación rígida y sólidos valores morales. Durante dos semanas se otorgó a los “carceleros” una autoridad absoluta sobre los “presos.”

La experiencia hubo de ser interrumpida al cabo de una semana, dado que, apenas transcurridos unos días, los “guardias” comenzaron a mostrar un comportamiento cada vez más sádico y anormal, y llegaron a ser capaces de barbaridades nunca vistas. Hasta hoy, cuando han pasado más de 30 años, los dos grupos todavía necesitan tratamiento psicológico.”

Hoy iba pensando en este texto, mientras miraba con desdén a una persona que ante mis ojos no era más que un delincuente: el bus en el que iba, se detuvo en un paradero (cosa que raramente hacen, pero este conductor estaba con su cerebro entrenado xD) y la gente comenzó a subir tranquilamente… pero no faltan aquellos que por no pagar quieren subirse por las últimas puertas, así que, como el chofer no quiso abrirlas (mientras los idiotas golpeaban el bus como animales) entre 3 decidieron forzarlas - y con algo de esfuerzo lo consiguieron.

Sinceramente, la gente hoy en día se está comportando como animales: insultan, gritan, reclaman, se quejan… pero lo que menos hacen es pensar. Es tan simple como tener poco más de dos dedos de frente para recordar lo que vivíamos los chilenos con las “amarillas”: aquellos buses del año de mi bisabuela que se desarmaban solos y hacían tanto ruido que era imposible escuchar música a menos que te rompieras los tímpanos. ¿Qué tanta diferencia hay con lo que hoy ocurre? Desde siempre he recordado que si salgo a las 7-8 de la mañana, tengo que irme convertida en sardina para llegar a donde sea… es más, desde el 10 de febrero que no me he ido colgando. ¿Que tienen que hacer 2 trasbordos para llegar a su trabajo? Yo también… y siempre lo he hecho =) La diferencia es que hoy, pago sólo 1 pasaje. ¿Que pasan pocos buses? Por favor! Antes pasaba la mitad! Recuerdo una vez que tenía que ir a una entrevista y estuve 45 minutos esperando una 332… Hoy espero 15 minutos y pasan cinco 401 seguidas. ¿Que les incomoda el sistema de la tarjetita? ¿Que las personas de la tercera edad van a tener problemas para usarla? ¬¬ ¿Creen que les era más fácil andar contando moneditas como idiotas? Y sí, hoy no tienen buses que pasan por la esquina de su casa, pero probablemente hay una que pasa a dos cuadras… Y sí, la porquería de mapa está mal diseñada, pero no por eso van a andar actuando como vándalos (¿cuántas veces se criticó a los “pingüinos” su actuar, diciendo que eran inmaduros e irracionales?).

Cada día me convenzo más de que la gente es floja de mente (para no decir estúpidos monos pre-neardentales)… El viernes, sin ir más lejos, un viejo de casi 60 años peleando a garabato limpio con un joven de 20 y su madre; un tipo de 30 excusándose, diciendo que “no iba a pagar, porque quería un sistema digno”… ¿digno? ¿Es digno su raciocinio? ¿Es digna la forma en que nos tratamos unos a otros? ¿Alguien ha pensado en plantear un mapa alternativo haciendo un estudio concienzudo? Porque acá cada quién piensa en sí mismo, y a nadie le importa realmente el funcionamiento global del proyecto… porque claro, hoy quieres que una Troncal pase por la puerta de tu casa, pero ¿y si el día de mañana quieres ir al otro lado de la ciudad, también vas a querer un Troncal?

Viejos de mierda! Me tienen harta de tanto reclamo… planteen algo como la gente, es la única forma de arreglar esto: no echando a perder los buses, ni siendo más agresivo que el resto, ni creyéndose el cuento de que “somos animales”, ni cerrándose a la idea del progreso. Porque a mí también me dan ganas de mandarlos a la cresta cada vez que se comportan como los imbéciles descerebrados que probablemente sean ¬¬U, pero no puedo andar agarrando a garabato al primer pergenio que se me pasa por adelante.

Nos convertimos en la etiqueta que la sociedad nos pone… si nos dicen “sean carceleros”, al rato estamos repartiendo juicios y castigos a diestra y siniestra. Así se quejan tanto de la época de la dictadura… ¿nunca han pensado que muchos de ustedes también son dictadores en potencia?

Y ya… me descargué. Discúlpenme por las groserías, por la falta de coherencia gramatical… pero sinceramente me duele demasiado ver que no podemos ser un poquito más civilizados. Estoy segura que las cosas serían tanto más fáciles si cada cual pusiera de su parte…

No hay comentarios.: