sábado, 13 de septiembre de 2008

En un mar de extraños.

Los peces de colores solo tienen unos tres segundos de memoria.
Si tardan ese tiempo en dar una vuelta a la pecera
cuando regresan todo es nuevo para ellos
y pueden enamorarse una y otra vez del mismo coral.

Por el contrario el agua si tiene memoria
ya que su microestructura le permite retener información referente
a las sustancias con las que ha entrado en contacto,
con lo cual puede enamorarse del pez
que a cada vuelta se habrá olvidado del agua dulce...
...como la vida misma...


Aunque volviera a nacer y perdiera mi memoria, la misma búsqueda que nos unió me haría volver a encontrarte. Así que jamás dudes, estamos hechos el uno para el otro... Dos peces de colores que se encontraron en medio de un mar de extraños. TAM!

6 comentarios:

Dan dijo...

Que tierno T.T

Asi sera siempre, amor, tampoco lo dudes.

TAM!

george dijo...

me gusto lo que leí y también tu visita , muchas gracias.
creo que tengo la cabeza llena de agua

nos vemos y te agrego.un beso, bye!

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Este ejemplo de los peces de colores y la memoria me recordó a películas como Serendipity o 50 First Dates; no importa lo que pase...porque el Destino arma las piezas para nuestra felicidad. Es cosa de que creamos en ello y seamos pacientes.

Saludos afectuosos, de corazón.

Krito dijo...

yo vi esa pelicula.. igual lindo lo que dice.. engrupe.. jaja

y creo que soy un pez de color XD

lindo blog saludos!!

hiyokonojinsei dijo...

Qué lindo... *.* Hacía tiempo que no leía algo tan bonito. *claps*

cariño dijo...

la p7367 madre que hermoso lo que escribiste