sábado, 13 de octubre de 2007

Cuidado, la indiferencia mata.

SANTIAGO.- Internada con riesgo vital se encuentra una mujer de 23 años que esta madrugada recibió un disparo en la cabeza de parte de su conviviente.

Según antecedentes preliminares entregados por Radio Cooperativa, la joven, identificada como Palet Manet Carmona, fue atacada por su pareja luego de que éste regresara de una manifestación.
Hoy, mientras venía camino al trabajo me enteré de esto. ¿Qué tiene la gente en la cabeza? Osea... ¿cómo se supone que le disparen/acuchillen/golpeen a alguien a quien aman, alguien con quien comparten la vida?

Y no me refiero sólo a los femicidios, que últimamente parecen estar de moda, sino a todo tipo de maltrato en la pareja (¿o nos olvidamos que así como mujeres, hay muchos hombres que tembién sufren?).

¿Qué tiene la gente en la cabeza hoy en día? Yo sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero si estoy con alguien que me puede quitar la vida o a quién yo pueda lastimar, doy media vuelta y me desaparezco sin pensarlo dos veces.

Todo mundo dice ¿y la justicia? Sabemos bien que la justicia en nuestro país es casi un chiste, yo pienso en la gente que rodea a estas personas... Es fácil decir que no se dio la orden de alejamiento a tiempo, pero ¿no es tanto más fácil acercarnos a esa pareja y tomar cartas en el asunto? Si ellos no pueden ver la realidad, seguramente alguien que la ve de fuera pueda actuar a tiempo y consigamos evitar este tipo de tragedias - dignas de país subdesarrollado.

9 comentarios:

Nico dijo...

El mundo como siempre anda al revés...
Yo ya no sé que pensar... tanto weon/a loca!!

Dan dijo...

Si... y usan cada excusa despues para "justificar" lo que hacen -.-

Realmente, para que estas con alguien a quien lo unico que quieres es ver muerto/a? Porque generalmente todos esos asesinatos a parejas vienen avisados con anticipacion... la gente esta cada vez mas estupida -.- Y bueno, la persona que se deja estar tambien tiene parte de responsabilidad, aunque claro... si ves a la persona a quien amas diciendote que si haces tal o tal cosa te mata... que fuerzas te pueden quedar para hacer algo?

Ojala alguna vez -de preferencia pronto- la gente comience a madurar y pensar con la cabeza... aunque eso es tan dificil como pedir que la justicia funcione a tiempo -.-


Iap, cuidate mucho! Y no elimines a tanto cliente =P

TAM!

ElPoeta dijo...

No tiene sentido, Imadia querida. Me recordaste esto que publiqué hace unos meses:
Crónica del Viento: LA VIOLENCIA ABSURDA
Un beso solidario y tierno,
V.

Pretoriano dijo...

Mientras tanto Chulovision Noticias y Mierdanoticias le sacan el jugo al fenómeno...

Ellos sí que no son indiferentes...

Ivan-(RACHE) dijo...

Pues mira... con eso tan de moda nuevamente de que la letra con sangre entra... Tuve visitas este fin con un primillo, que ademas de lo destructor que es, por su caracter, cuando se gana una tunda en lugar de berrear, destruye alguna otra cosa... adicto a la violencia? Vengativo? (rache...) No lo se... Saludos!

Papelucho dijo...

los medios descubren estas realidades o las crean? como las malas cosas cada vez que uno las nombra

ÁGAPE dijo...

Indiferencia... miradas... besos... cada cosa en un punto justo puede llegar a matar...

El mundo es... extraño =)

Un abrazo amiga!!

Jenipher ® dijo...

Amores eNFeRMoS, son los amores que MaTaN, es sólo eso...


No quiero decir mucho más, porque me llega muy de cerca... =(


besos con algo de BiTTeR...

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

O sea, ¡ya basta! ¿Van a esperar que la cifra llegue a 100 para de verdad hacer algo? Se está volviendo demasiado común el resolver una diferencia o calmar una pasión asesinando a alguien...¿por qué, entonces, no promover una reforma al Código Penal para que se aumenten las sanciones a los homicidios calificados?

Yo espero que las medidas de forma propuestas por el Poder Judicial para agilizar el tratamiento y el seguimiento de estas situaciones sean efectivas; también espero que el nuevo Fiscal Nacional haga prioridad lo mismo...no puede ser que una Fiscal de turno no pida prisión preventiva para un tipo que atentó contra su pareja.

Saludos cordiales.