domingo, 16 de septiembre de 2007

Carta de amor original

Estimada Cristina:

Ayer recibí una misiva de tu abogado donde me invitaba a enumerar los bienes comunes, con el fin de comenzar el proceso de disolución de nuestro vínculo matrimonial.

A continuación te remito dicha lista, para que puedas solicitar la certificación al Notario (…) y tener listos todos los escritos antes de la comparecencia ante el tribunal.Como verás, he dividido la lista en dos partes.

Básicamente, un apartado con las cosas de nuestros cinco años de matrimonio con las que me gustaría quedarme y otra con las que te puedes quedar tú.

Para cualquier duda o comentario, ya sabes que puedes llamarme al teléfono de la oficina (de ocho a cuatro) o al móvil (hasta las once) y estaré encantado de repasar la lista contigo.

COSAS QUE DESEO CONSERVAR:
- La carne de gallina que salpicó mis antebrazos cuando te vi por primera vez en la oficina.
- El leve rastro de perfume que quedó flotando en el ascensor una mañana, cuando te bajaste en la segunda planta, y yo aún no me atrevía a dirigirte la palabra.
- El movimiento de cabeza con el que aceptaste mi invitación a cenar.
- La mancha de rimel que dejaste en mi almohada la noche que por fin dormimos juntos.
- La promesa de que yo sería el único que besaría la constelación de pecas de tu pecho.
- El mordisco que dejé en tu hombro y tuviste que disimular con maquillaje porque tu vestido de novia tenía un escote de palabra de honor.
- Las gotas de lluvia que se enredaron en tu pelo durante nuestra luna de miel en Londres.
- Todas las horas que pasamos mirándonos, besándonos, hablando y tocándonos. (También las horas que pasé simplemente soñando o pensando en ti).

COSAS QUE PUEDES CONSERVAR TÚ:
- Los silencios.
- Aquellos besos tibios y emponzoñados, cuyo ingrediente principal era la rutina.
- El sabor acre de los insultos y reproches.
- La sensación de angustia al estirar la mano por la noche para descubrir que tu lado de la cama estaba vacío.
- Las nauseas que trepaban por mi garganta cada vez que notaba un olor extraño en tu ropa.
- El cosquilleo de mi sangre pudriéndose cada vez que te encerrabas en el baño a hablar por teléfono con él.
- Las lágrimas que me tragué cuando descubrí aquel arañazo ajeno en tu ingle.
- Jorge y Cecilia… Los nombres que nos gustaban para los hijos que nunca llegamos a tener.

Con respecto al resto de objetos que hemos adquirido y compartido durante nuestro matrimonio (el coche, la casa, etc) solo quiero comunicarte que puedes quedártelos todos. Al fin y al cabo sólo son eso:… Objetos.

Por último, recordarte el nº de teléfono de mi abogado (…….) para que tu letrado pueda contactar con él y ambos se ocupen de presentar el escrito de divorcio para ratificar nuestro convencimiento.

Afectuosamente,

Roberto.

Me robé esto del blog de Mar, cuando leí este texto por primera vez se me puso la carne de gallina... hoy lo volví a leer y me dio una angustia tremenda. Quería compartirlo con ustedes, para que nunca dejen que una relación de amor verdadera muera: no alimenten los silencios, ni los gritos, ni los reproches; hagamos que cada día sea un nuevo momento de 'mariposas en el estómago', que cada beso sea inigualable... que 'ese perfume' embriague cada una de nuestras células.

16 comentarios:

MAYA dijo...

Querida Imadia: Regreso luego de muchas lunas en mi descanso a visitar tu casa. Antes que nada mil disculpas por tanta ausencia. Ya parece la carta de Roberto. Que te puedo decir de este post. Roberto se queda con lo mejor, con los bellos recuerdos, con lo imperecedero, con esas cosas que hacen del amor algo único.

Estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión final. Debemos hacer de cada minuto, sesenta segundos hermosos y no dejar que un amor se contamine con reproches, sacadas en cara y todas esas cosas que matan la belleza del mismo.

Un beso preciosa,

Maya

Jenipher dijo...

Imadia...

Niña...


está realmente hermoso... no importa de dónde haya nacido... de dónde salió...


yo estoy en "ese proceso", y te aseguro que no ha sido tan así... como de CueNToS... =(



cariños miles!

Ivan-(RACHE) dijo...

Simplemente, me quede helado! Me temblo la barriga, casi senti como si pudiera ver a quien la escribio, ver su mirada perdiada, la unica lagrima que caia sobre ese papel. Me ha encantado mucho, de verdad que si me gusto. Saludos!

juan rafael dijo...

Ese es el deseo que tenemos todos, pero todo lo vemos por el lado dificil.

Arashi dijo...

oh que triste me parecio esa carta, me llego T_T

un abrazo niña imadia

MAYA dijo...

Imadia: Te he dejado en mi blog un suspiro de un deseo con todo mi cariño mi niña. Espero que te guste.

Un beso,

Maya

Pretoriano dijo...

Con tu perdón, pero siempre he pensado que las culpas, en el caso que se insista en encontrarlas, son compartidas. ¿Por qué una de las partes se tiene que llevar todo lo bonito y la otra todo lo ingrato?

Buena semana ;)

Naty dijo...

¡Hey! Hay alguito en mi blog que te pertenece, pasa por allá, te espero ;)

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

No sé si alguna vez viste la película "Message In a Bottle" o "Mensaje de Amor" con Kevin Costner, Robin Wright Penn y Paul Newman. Hermoso film.

La carta en cuestión que publicas comienza con asuntos más terrenos...pero tenía guardadas las sorpresas para más adelante. ¡No se lo mandó a decir con nadie!

¿Sabes algo? Podemos hacer las mismas cosas cada día en nuestras relaciones de pareja...pero el toque distintivo lo marca hacerlo con el corazón, como si fuese la primera vez; no es fácil...pero sabido es que no hay imposibles para el amor.

Saludos cordiales y Felices Fiestas Patrias.

Nico dijo...

Tengo que reconocer que la primera carta con la devolución de cosas fue tal cual escribió ese tal Roberto.
Le dejé todo en su oficina con la secretaria y rajé corriendo calle abajo para que no me viera. Mientras corría, controlaba mis lágrimas porque no quería que me vieran llorar y porque además, simplemente no se merecía mis lágrimas.
Después de un intento de hacernos los "de aquí cuando tuvimos una relación", mandé todo al mismisimo carajo porque pa´andar haciendo el wn, mejor lo hago solo, soy experto en eso. Salió tal vez un poco de odio y de ira.
Aun no puedo perdonar, esa desconocida, ni menos a mi amigo que me quitó a quien tanto quise...

Maga dijo...

Crap :'( que penita me dio!!!

:'(

A veces es inevitable un final con música de piano tristona y me encantaría ser como él desde el primer momento de la ruptura; quedarme solo con lo bello pero ese proceso a mi me toma al menos unos dos meses... Antes de eso solo me embarga la pena.

Gracias por compartir la carta, me dejaste pensando (F)

Abrazinis por mil!!!

Theatre of Shadows dijo...

una carta llena de angustia y resignacion.. creo que hacer de cada minuto e incluso cada dia algo especial es realmente dificil, se transformaria en la rutina de hacer algo especial en cada momento, lo cual solo de pensarlo es agotador... aunque estes enamorado... es solo una utopia romantica. lo importante es conocer mas a fondo a la pareja, estar atento a sus cambios de humor, comunicarse de verdad... etc...


saludos, cuidese

Rag Doll dijo...

Lo malo es que uno se da cuenta de que la cagó al máximo poder cuando ya no hay vuelta atrás. Porque es difícil no alimentar los silencios y las malas palabras cuando la situación se nos va de las manos, es difícil darse cuenta de que todo aquello va a terminar pésimo.
En todo caso, no está de más tenerlo en cuenta no?

Un abrazo, y muchas gracias por nombrarme en tu lista de selectos jaja, no sé qué estabas fumándote cuando lo consideraste xD.

ovta dijo...

Buenas noches ( te comento de noche)
LLegue a tu blog por un mail que habia en un correo que nunca ocupo (hasta hoy) y de curiosa vi tu blog.
Y la carta, pone melancolico a cualquiera.Nunca abandonare a mi perro ( el unico amor que tengo.)
Bueno...no apesto mas tu espacio.

ADio!

Marcela Ossio dijo...

La embarró!
Está buenísima la carta.

Genial hallazgo.

ElPoeta dijo...

Impresionante, Imadia, una lección magistral de lo que no debe ser una pareja. Un beso dulce,
V.